septiembre 2014

El quinto día amaneció nublado en Husavik, pero poco importaba, hoy tocaba ver ballenas!! o por lo menos intentarlo. Sabíamos que había una posibilidad de no ver nada, pero teníamos confianza y también tuvimos suerte, conseguimos ver a este gran cetáceo. Después de desayunar en el comedor del camping, muy bien...