Lo esperado y lo inesperado

cosas que te pasan cuando estas de viaje

Lo esperado y lo inesperado

Lo inesperado te sorprende, a veces para bien… a veces para mal, pero por eso es inesperado ¿no?.

Cuando decidimos venirnos aquí esperabamos muchas cosas…y  bueno, en algunas acertamos y en otras no tanto.

Lo esperado este año era pasar casi todo el año en Nueva Zelanda con parada de casi un mes en Tailandia y Camboya.

Lo esperado era hacer el curso de buceo en Koh Tao y alucinar con ese nuevo mundo que se abriría a nuestros pies, bueno, mas bien nuestras aletas.

Lo esperado era ver una de las que bien podría ser una de las maravillas del mundo, Angkor Wat.

amanecer Ang kor what

Lo esperado era disfrutar de los paisajes y lugares mágicos del país de los kiwis.

Lo esperado era sorprendernos con playas, montañas y lagos.

Lo esperado era poder disponer tiempo para proyectos personales, proyectos que en España por falta de tiempo teníamos pendientes.

Pero a veces lo inesperado supera lo esperado. En ocasiones todo eso que esperas, todo eso que planeas o todo eso que quieres que pase no pasa.

Planeas y planeas porque el ser humano es así, nos gusta planear, tener todo controlado, saber donde vamos y que hay allí, que esperar del lugar. Internet ha roto parte de esa magia de descubrir lugares nuevos porque señores, nos guste o no, ya esta casi todo descubierto.

Pero para eso tenemos en nuestra vida el azar, las casualidades y bueno, el lanzarse para ver que pasa.

Por eso lo inesperado nos dio decepciones en Tailandia con playas sobre masificadas de turismo pero también nos dio una de las mejores sorpresas con la pequeña isla de Koh Yao Noi, tan autentica y tan real.

isla tailandia

Por eso lo inesperado nos llevo a recorrer los templos de Angkor con tres transportes diferentes, descubriendo cada día rincones de un modo diferente y regalándonos atardeceres que nos dejaban sin aliento en uno de los mayores complejos de templos creado por el ser humano.

Pero cuando llegamos a Nueva Zelanda, Sergio con la visa de turista y sin saber que iba a ser de nosotros empezó lo inesperado en todos los sentidos.

Inesperadamente descubrimos como Nueva Zelanda te da y te quita. Es algo que hemos ido aprendiendo desde el día que pusimos el pie en este país.

amanecer Nueva Zelanda

Como en todos los viajes, siempre hay situaciones que te ponen a prueba y que se hacen un mundo, en parte porque estas lejos de casa, no conoces a nadie, no tienes a tu familia o amigos para echarte una mano. Y algo tan sencillo como llevar el coche al taller se convierte en una pesadilla cuando tu casa es una furgoneta y tienes toda tu vida dentro.

Pero también NZ te recompensa, por ejemplo con gente estupenda dispuesta a ayudarte siempre, hacerte ese mal trago un poco más sencillo o a proporcionarte lo que necesites de forma fácil y ademas con una sonrisa. Por eso cuando pasa algo inesperadamente malo, siempre sabemos que vamos a encontrar algo bueno detrás.

En todo este tiempo aquí, hemos echo una familia postiza, dos eslovacos nos han acompañado en la aventura de este país durante casi 6 meses. Hemos vivido juntos, hemos trabajado juntos y es curioso como en Europa probablemente nunca nos hubiésemos conocido y en Nueva Zelanda se han convertido en nuestros hermanos de viaje inesperado.

packhouse

Por temas de la visa de Sergio hemos pasado más tiempo del que teníamos pensado en Auckland, haciendo un curso de ingles durante 4 meses para poder trabajar legalmente. Si hubiésemos venido los dos con Working Visa seguramente el viaje hubiese sido muy distinto pero esto es lo inesperado de los viajes.

Hemos venido a mejorar nuestro ingles y lo hemos hecho con creces, Sergio con el curso y yo, bueno, yo porque en ninguno de mis trabajos he podido hablar ni un poquito de español, no por falta de ganas sino más bien de gente de habla hispana. También nos ha ayudado bastante vivir con una familia kiwi durante casi 5 meses.familia kiwi

Tampoco veníamos a construir nuestra furgoneta e inesperadamente nos encontramos construyéndola a las 2 semanas de llegar al país, gracias a la inesperada ayuda de un alojamiento en AirBnb.

Inesperadamente cuando hemos venido aquí es cuando menos tiempo hemos dispuesto a nuestros proyectos y al blog, 7 meses en Auckland nos han consumido mucho pero ya estamos de vuelta y esperamos que este nuevo año, ya sí, poder desarrollar todos esos proyectos que tenemos en mente.

Este 2016 hemos crecido mucho y no precisamente de altura…

Salir de nuestra zona de confort nunca fue tan confortable. Viajar, ver otras formas de vivir, ser más abiertos de mente, de espíritu y romper alguna que otra barrera personal. Todo esto nos ha regalado 2016.

No sabemos que nos deparara 2017, pero solo pedimos que sea al menos tan inesperado como 2016.

y para ti, ¿Como ha sido tu esperado e inesperado 2016?

Tags:
silvia blanco
sinparardeviajar@gmail.com

Soñadora de la vida e informática de profesión. Aprendiz de todo lo relacionado con emprendimiento, crecimiento personal y "todo eso del internet". Apasionada de los viajes. Cuando no estoy viajando, sueño con lugares increíbles.

Sin comentarios

Deja un comentario